Siempre al observar un lugar redescubro la belleza oculta en sus formas que dibujan las líneas de las fronteras que limitan la mirada, más allá de la apariencia anodina del transcurrir diario.

Translate

Sonrisa para el alma

J. Antonio Fontal en Córdoba

De esta foto a la actualidad han pasado ya, en un suspiro, dos años. En todo este tiempo las cosas cambiaron mucho, aunque lo esencial sigue igual nunca más se volverá a ser como en ese preciso momento. Nada es como fue, excepto los monumentos, testigos mudos. Escenario de los acontecimientos del hombre, efímeros como el tiempo, desaparecen quedando la huella de los actos.

En aquel momento sentí lo que Góngora transmitía en su poema cuando mis ojos veían la majestuosidad de la ciudad monumental a orillas del río, protegida por la sierra, bañada por la dorada luz del sol. 

Todas esas sensaciones y percepciones darían lugar a la exposición que más tarde se celebraría, todo un regalo para un humilde artista, el cual viviría una experiencia que le proporcionaría una sonrisa para el alma.